“¿Podés empezar este miércoles?”

Cuando era niña no jugaba a las muñecas ni a las peluqueras, ni a las maestras, ni a las barbies. O sí, a las barbies sí. Tenía una barbie bailarina que me había regalado mi tío que era lo más hermoso que existía en el universo Barbie: tutú blanco, zapatillas de puntas blancas, rodete rubio…

Yo también soy sensible, Juan Martín

Será que no hace frío. Será que quiero irme a mi casa. Será que estoy sensible. Será la incertidumbre de no saber si rindo o no rindo un examen. El último examen. Y ese adjetivo, último, genera una presión extra o un sentimiento extra o algo extra. No, debe ser que estoy sensible, sí. En…

Botijas por doquier

Para una de mis botijas mejores, Federica. Un niño rubio y enano tira con una mano del brazo de una señora, en la otra, tiene un chupetín. Dos niñas, no tan enanas, pelean cual esgrima con un globo.  Cuatro, quizás cinco niños corren. Una niña ríe. Su mamá también. Algunos saltan y se deslizan en los…

No miro el programa de Tinelli y me gusta el teatro

A mediados del siglo XX los teóricos Theodor Adorno y Max Horkheimer publicaban un artículo denominado “La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas”, en el cual reflexionaban sobre el rumbo que había tomado la cultura de la época. A grandes rasgos, los teóricos sostienen que los bienes culturales se transformaron en un objeto de…