No es como Papá Noel

“No lo vi llorar, pero lloraba”. Terminé un libro que leo por segunda vez, con una diferencia de cuatro o cinco meses. Se me caen las lágrimas, mientras leo que Rodolfo González Alcántara lloraba, aunque Leila no lo hubiese visto. Empiezo a toser. Estoy enferma. Por primera vez en cinco años estoy enferma. Y entre…

Una puta mañana sin tristeza

Suena el despertador. Son las 9. Necesitaba dormir al menos siete horas. Laconchadelmono, digo, pero me levanto. Pantalón deportivo, campera de papá que tengo en Montevideo y me llega a las rodillas. Voy a la cocina. Empiezo a ponerme de buen humor. Hace mucho que no desayuno tranquila y a mi me gusta desayunar. Pongo…

Sobre Bandana y el tiempo (y algo más)

“Cuando todo está al revés en mi cabeza y las cosas no son como las ves y el mundo pesa, yo solo quiero irme de aquí. Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar”. (Repetir la última oración dos veces, con el…