Para que no me duela la espalda

Algunos días, un poco más enredados que otros días, necesito irme. Ir. Dejarme ir. A cualquier lado. A otro lado. Necesito no estar acá y estar allá, aunque no sepa qué es allá. Irme. Alejarme. Y no puedo. No puedo irme ni alejarme. Ni estar sola. Ni dejarme ir. Me duele la espalda y me da…

Extrañar, siempre

Me pasa, me di cuenta, que a veces, cuando estoy más sensible o más cansada o más susceptible – qué sé yo – extraño a algunas personas o me doy cuenta de que las extraño. Es como un darse cuenta de algo que siempre está ahí, como escondido en algún lado y esperando para salir…