Un lugar en el mundo

Vengo a contar una historia de amor. Vengo a escribir la historia de un sueño que no empezó como sueño pero que se transformó en eso y se hizo realidad sin que se dieran cuenta. Vengo para contar sobre tres hermanos que creyeron en algo, fueron y lo hicieron. Contra todo y contra todos. Y…

No es como Papá Noel

“No lo vi llorar, pero lloraba”. Terminé un libro que leo por segunda vez, con una diferencia de cuatro o cinco meses. Se me caen las lágrimas, mientras leo que Rodolfo González Alcántara lloraba, aunque Leila no lo hubiese visto. Empiezo a toser. Estoy enferma. Por primera vez en cinco años estoy enferma. Y entre…

Una puta mañana sin tristeza

Suena el despertador. Son las 9. Necesitaba dormir al menos siete horas. Laconchadelmono, digo, pero me levanto. Pantalón deportivo, campera de papá que tengo en Montevideo y me llega a las rodillas. Voy a la cocina. Empiezo a ponerme de buen humor. Hace mucho que no desayuno tranquila y a mi me gusta desayunar. Pongo…

Sobre Bandana y el tiempo (y algo más)

“Cuando todo está al revés en mi cabeza y las cosas no son como las ves y el mundo pesa, yo solo quiero irme de aquí. Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar”. (Repetir la última oración dos veces, con el…

Ansiedad gana por goleada

Trabajando en las actualizaciones. 30% completado. No apagues el equipo. Me tranquilizo. Agarro el celular y empiezo a escribir esto para no tirar la computadora por la ventana de un quinto piso. Escribir, en este momento, es una estrategia bastante absurda, creo yo. De las 24 horas del día, 18 me las paso escribiendo, y…

La lluvia que no llueve

No busquen destinatarios para estas palabras. Ninguna de las personas que lea esto es el destinatario real. Pero, si alguien está leyéndome, ahora, sepa que este es un texto por encargo, y nada de lo que leerá a continuación tiene una explicación o respuesta posible. No pregunte, no busque entender, no piense para quién o…

Cuándo

Te miro. Quiero abrazarte, como te abrazaba antes. Eras la persona a la que más abrazaba en el mundo. Quiero que me saques de encima, que me tires al suelo y que  empiece la “lucha”, esa que antes siempre te dejaba ganar y que en un momento, no sé muy bien cuándo, empezaste a ganar…

Pseudoadultos (nosotros)

  Hoy terminé preguntándole a alguien si estaba bien auto definirme como un pseudoadulto, es decir, un falso adulto, un casi adulto. Si vamos al caso, tengo 24 años. En setiembre cumplo 25, pero la crisis de los 25 es otra historia. Otro texto. *** En la vereda de la Intendencia un chico está cantando…

Escribir como “yo”

Durante muchos años de mi vida jugué a ser alguien más. No creo que haya sido un mecanismo para escapar de algo, es una hipótesis demasiado profunda para una niña que inventaba historias por puro dramatismo. Más bien pienso que lo hacía porque sí, o porque era la forma que encontraba para divertirme. Lo cierto…

Tan chiquita

Hace seis días me pasó algo que siempre quise pero que nunca esperé. Algo así como si un sueño empezara a hacerse realidad o, mejor, como  si fuera un atisbo de realidad. Hace seis días, después de una reunión, después de hablar con mis viejos, con mis hermanos y mis amigas más amigas, después de…

Pude volver

Alguien me dijo que mi escritura a veces podía resultar narcisita. Me molestó, dije que no y puse como argumento contundente y principal que todas las semanas y todos los días buscaba historias ajenas para escribir y que salga los domingos, que todos los jueves me partía la cabeza pensando una historia, en alguien o…

Ahora no alcanza

Informamos a los señores pasajeros que el buque de las 22.15 tiene un retraso de media hora, sonó a las 21.30 en el puerto de Buenos Aires. Era domingo y al otro día yo tranajaba pero no importaba. Roli y yo nos sentamos en el piso contra un sillón y empezamos a armar estrategias para tener…